PISO DEPORTIVO

En Las Buenas Y En Las Malas

By Roy Morán

on Fri Nov 20 2020

Todos nosotros alguna vez le hemos echado peste a la selección nacional, pero siempre le debemos dar las gracias a los jugadores por representar a un país con tantos problemas. Ellos juegan con una indumentaria que no es de mucho agrado, juegan de local con los problemas eléctricos, como lo que pasó en Mérida, que pasaron un rato sin luz. No es fácil jugar con el mismo ánimo.

Sin embargo, dejan la vida en la cancha. Tenemos jugadores de calidad en varias partes del mundo, poco a poco vamos haciendo las cosas bien, en Venezuela queremos que los cambios sean de la noche a la mañana y no es así, todo tiene su trabajo.

Jugaron muy bien ante Brasil y Chile, por supuesto, cualquiera no le juega de tú a tú a la canarinha a pesar que tenía bajas importantes, el pentacampeón con cualquier jugador hacen lo que quieren. Nos paramos bien en la defensa pero no hubo generación de juego para los de arriba. Esos cambios se hicieron contra Chile y funcionó. 

Le ganamos por segunda vez en la historia a Chile en eliminatorias, la última vez fue en el 2001 y ahora en este 2020. Venezuela anotó temprano, fue un balde de agua fría al visitante, sin embargo, reaccionaron rápido y anotaron a los minutos más tarde. Un partido ida y vuelta. El mediocampo Vinotinto ha sido una barbaridad, extraordinariamente espectacular. Los cambios llegaron juntos a tiempo, Soteldo siempre haciendo lo suyo, el pase a Rondón para que un país se retumbará. Los 3 puntos se quedan aquí porque no hemos abierto nuestras fronteras.

Van 4 juegos, no nos debemos ilusionar todavía. La Vinotinto es la única alegría y emoción que le brindan a un país. Como lo dije en el post de la foto del día, Venezuela pedía algo, gritar un gol de la selección nacional.

A José Peseiro lo puteamos en las primeras dos jornadas, yo fui uno, pero no tiene mucho tiempo trabajando y poco a poco le están dando resultados. Volveremos a ver a los gladiadores en marzo con la misma ganas y emoción.

Opinión: Gracias chamos por todo eso, este es comienzo de un sueño que viene desde hace mucho tiempo, generación tras generación. Cuando menos lo esperemos escucharemos “Gloria al Bravo Pueblo” en una Copa del Mundo. Le dimos otra bofetada al periodismo chileno, siempre burlándose de Venezuela. No quiero llegar más en detalle porque después no me aprueban la VISA.