PISO DEPORTIVO

El destino depende de una vacuna

By Roy Morán

on Sun Apr 12 2020

Pareciese que el mundo está como realizando una auto limpieza o una sacudida de todos los males que le hemos hecho, ahora nos queda solo esperar por los laboratorios. El virus SARS-COV-2 conocido como el coronavirus, ha provocado que los gobiernos hagan una cuarentena, un distanciamiento social y ha puesto a todo el mundo en su casa para evitar más contagios.


Actualmente en el mundo deportivo, las organizaciones de los distintos deportes han postergado o cancelado los torneos más emblemáticos del mundo, pero, qué pasará en el futuro. ¿Este 2020 será sin eventos deportivos?, ¿No habrá más juegos hasta que se consiga una vacuna para este virus?, son muchas preguntas que uno se hace, pero que no tienen una repuesta a ciencia cierta.


Según los expertos, una vacuna para el coronavirus se podría tardar de 12 a 18 meses, eso es bastante tiempo. Las organizaciones como la FIFA, UEFA, Conmebol, Concacaf, COI, MLB, MLS, NHL, NBA, etc. Han pensado en muchas opciones, algunas son, jugar sin público, esperar que llegue el tope de contagio para luego arrancar con los juegos o simplemente cancelar las ligas para esta temporada y pensar en el futuro, son muchas cartas que están sobre la mesa, pero aún no han tomado ninguna decisión.


Por allí se está hablando de que la MLB podría jugar a puerta cerrada, sin público, en un estadio neutral que no sea de ninguno de los equipos que estén jugando. Puede ser una buena opción pero podría poner a los jugadores en riesgo de un contagio. Y para que haya un brote de cualquier virus solo se necesita una persona para que contamine a muchas más personas.


Sin embargo, los organismos han intentado recuperar el deporte, en Bélgica darán por terminada la liga, proclamaran al primero de la tabla de posición para terminar y pensar en la próxima temporada.


Esta pandemia puede durar mucho más, hasta que se encuentre la vacuna porque, según el Epidemiólogo de enfermedades infecciosas y decano de medicina de la Universidad de Hong Kong, el doctor Gabriel Leung, en una columna publicada por el The New York Times ha explicado cómo podemos tratar de este acontecimiento que estamos pasando todos y muchas más explicaciones. Esto fue lo que dijo: “Se necesita un marco formal, con un fundamento explícito basado en la ciencia, para determinar cuándo y cómo y en función de qué factores a aplicar algunas o todas ellas en caso de que otra ola epidémica golpee nuevamente”, recomienda el doctor.

“El primer objetivo debe ser proteger las vidas y eso significa evitar el colapso del sistema de atención médica”, destacó Leung, “el objetivo final debe ser reducir la epidemia a un ritmo lento para ganar tiempo para que la población mundial adquiera, de una forma u otra, inmunidad al COVID-19”, comenta el científico hongkonés.


“La pandemia solo puede evitar que resurja cuando al menos la mitad de la población mundial se haya vuelto inmune el nuevo virus. Y eso puede suceder de una de estas dos maneras: después de que suficientes personas se hayan infectado y se hayan recuperado o hayan sido inoculadas con una vacuna”, resumió Gabriel Leung.


El hongkonés explica de una manera más fácil de entender “permitir que ocurra la primera opción, sin mitigación, sería una catástrofe humanitaria: significaría mucha muertes, principalmente entre los ancianos y las personas pobres con acceso limitado a la atención médica. Segunda opción, desarrollar una vacuna segura y efectiva y hacerla suficiente para todos, es una meta al menos dentro de un año, quizás dos años”, dijo el científico.


“Lo que queda de este 2020 y quizás algo más, es probable que las poblaciones alrededor del mundo verán encenderse y apagarse diferentes formas de cuarentenas para evitar segundas olas de brotes y contagios. “Todos debemos prepararnos para varías políticas de ciclos de suprimir y levantar durante los cuales se aplican y relajan las restricciones, se aplican nuevamente y se relajan nuevamente, de manera que puedan mantener la pandemia bajo control pero a un costo económico y social aceptable”, detalló el académico.


“La mejor manera de hacerlo variará según el país, dependiendo de sus medios, su tolerancia a la disrupción y la voluntad colectiva de su gente. En todos los casos, sin embargo, el desafío es esencialmente un tira y afloja de tres vías entre combatir la enfermedad, proteger la economía y mantener a la sociedad en equilibrio”, comento el científico.


Opinión: La mejor opción sería no jugar hasta encontrar una vacuna que sea efectiva para este virus, en caso de que la encuentren, pero el tiempo de su fabricación puede ser extenso. Esta opción afectaría la economía de las diferentes organizaciones. Ahora bien, las organizaciones deberían dar por culminada la presente temporada y elaborar un plan para la próxima tomando en cuenta las recomendaciones del científico Gabriel Leung y según la política que asuma cada país.

Lic. Roy Morán


Fuentes: infobae, The New York Times, lapatilla